Síndrome de Patau

Historia de Lesley y de estar embarazada con 35 años

Síndrome de Patau – Historias

El artículo original se puede encontrar aquí.

La médica que atendió a Lesley nos cuenta que en los últimos años se hace muy común que sus pacientes embarazadas tengan 35 años o más. Ella intenta decirles a estas mujeres que no hay que tenerle miedo al embarazo cuando eres mayor de los 35. Es cierto que hay algunos aspectos de riesgo levemente más elevados que a los 25, pero esos riesgos realmente aumentan después de la adolescencia.

Por lo tanto

¡No hay una linea mágica que incremente de forma dramática los riesgos en los embarazos cuando se tiene mas de 35 años!

Teniendo esto en mente, se le pidió a Lesley que contase su historia y la de sus dos embaarazos, los dos cuando tenia más de 35 años.

“John y yo nos casamos en 2010. Yo tenia casi 34 y él 40. estábamos los dos muy enfocados en nuestras carreras y nuestra educación pero aun así estábamos preparados para empezar una familia.
Pensamos que nos llevaría un tiempo quedarnos embarazados ya que los dos éramos “viejos”, pero a los 5 meses de la boda sucedió. Estábamos muy felices y contentos de que no tuvimos que sufrir para concebir.”

Mi edad nunca fue el tema central en mis entrevistas con mi médico. Ella me explicó la realidad de la situación pero nunca exageró las cosas. […]
Sabía que por mi edad había algunos riesgos a la hora de tener un bebé, pero cada vez que recibía noticias buenas de mi médico mi confianza crecía. […]
Inicialmente fuimos catalogados de embarazo de alto riesgo gracias a mi edad y a una intervención que tuve 10 años antes. A las seis semanas de embarazo tuve un fuerte sangrando. Fui a que me hiciesen ultrasonidos y me sacaron hemorragia sub-coriónica. Nos dijeron que técnicamente tuvimos dos saquitos gestantes pero que uno de ellos no fue viable.

Mira la sección de diagnósticos.

En general fue un embarazo sano, estuve trabajando hasta el día que me puse de parto y no me pusieron restricción alguna. Fue el 16 de febrero cuando empecé a tener mis primeras contracciones y decidí dejar el trabajo. Pero antes de irme al hospital primero evidentemente ¡lavé mi coche y me fui a casa a darme una ducha! Fue necesaria la intervención de mi marido para convencerme de irnos al hospital, donde cuando llegamos me dijeron que ya había dilatado unos ¡5 centímetros y medio!

En aquel momento aun no sabíamos si sería niña o niño pero después de 9 horas de trabajo de parto conocimos a Lily.
El grito de “¡coge al bebe!” podría sonar raro en una sala de partos, pero así es Lily, toda una personalidad terremoto, personalidad que tenía ya en su infancia. La niña tuvo algunas complicaciones menores, nada que el equipo medico no pudiese solucionar.

Mi segundo embarazo fue algo distinto. Nos costó algún tiempo concebir y antes de ello tuve un aborto en junio del 2014. Fueron días difíciles, pero nuestro médico y su equipo nos ayudaron mucho. Tuvimos un shock cuando en agosto nos dijeron que volvía a estar embarazada. Teniendo en cuenta el reciente aborto, durante las primeras 12 semanas de embarazo me faltó el aliento ya que sabía que era un tiempo crítico.

Por el hecho de que tenia mas de 35 años, a las 10 semanas de embarazo nos ofrecieron la posibilidad de realizar un chequeo genético no invasivo para verificar si el bebé pudiera padecer el Síndrome de Patau, Síndrome de Down o el Síndrome de Edwans.
La decisión no fue fácil ya que estábamos entre saber si el bebe podría estar en riesgo y el hecho de que el seguro médico no nos cubría la totalidad del procedimiento. Decidimos que los resultados, fueran los que fueran, no íban a cambiar nuestra decisión de seguir adelante con el embarazo así que nos esperamos para hacer las pruebas del primer trimestre. La prueba que nos hicieron se trata de medir el espacio detrás del cuello del bebé junto a unas pruebas de sangre de la madre. Estas pruebas deberían descartar el Síndrome de Patau, la trisomía 18 y la trisomía 21. Por suerte nuestros resultados tuvieron rangos normales.

Me quedé ya mucho mas tranquila después de esto y empece a disfrutar con el embarazo. A la semana 18 nos hicieron la prueba anatómica del bebé con ultrasonidos y descubrimos que teníamos un niño perfectamente sano. Como sea, me diagnosticaron placenta previa completa y si ésta no se movía, lo que suele ocurrir en la mitad de los casos, un parto vaginal no debería significar ningún problema.

[…] Me pusieron restricciones de ejercicio, no podía hacer nada mas que paseo leve, nada de levantar mas peso que el de mi primera hija. Esto supuso un problema para mi ya que soy una persona muy activa.

[…] en la semana 31 nos dieron las buenas noticias de que la placenta se había movido […] y podría tener un parto natural.

A la suma, disfrute de mis dos embarazos aunque es verdad que el segundo fue más laborioso. ¿Si creo que eso fue así por mi edad? ¿O por el hecho de que tenía una niña pequeña en casa que me absorbía muchas energías? En el segundo caso es verdad que ya no tienes tanto tiempo para cuidar de ti misma.

Si tienes más de 35 años y estás considerando un embarazo tengo dos consejos para ti:

Primero: relájate, todo va a salir bien. Disfruta de tu embarazo y no dejes que tu edad sea el centro de atención de éste. Tomad decisiones que os hagan felices como familia.

Segundo: se trata de equilibrio y de tomarse las cosas tal como son, más aun si trabajas fuera de casa. Acepta que probablemente ya no serás una persona de sobresalientes. No una madre de sobresaliente, ni una esposa de sobresaliente y tampoco una empleada de 10. Algunos días serás un notable solo pero esto está muy bien. Esta es la parte amarga para las personas que tenemos personalidades de “sobresaliente”.

[…] hay ciertos momentos en cuanto mi edad y la de mi marido sí es un tema que consideramos y […] esperamos ser capaces de estar allí al lado de nuestros hijos en todas las etapas de sus vidas.
La edad realmente es solo un número, un cliché, pero cuando se trata de ser madre hay un algo que nos une a todas las mujeres que tenemos el privilegio de llamarnos “mamá” que nada tiene que ver con la edad.

El médico de Lesley asegura que no saben con certeza si fue su edad la responsable de los problemas que encontró para su segundo embarazo. Es común para las mujeres de todas las edades experimentar sangrados en sus embarazos.

La placenta previa si se vuelve mas común con la edad, pero aun así sigue siendo una situación que se da en embarazadas de todas las edades.
Con cada embarazo eres tan joven como te quieras sentir. Tener mas de 35 años es solo un estado de hechos, haz lo que Lesly te aconsejó, disfruta de tu embarazo y acepta las cosas como son.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies